77.- Podríamos ser nosotros

Me fijo en la foto y veo a una familia; un padre con una niña en brazos, otro niño de a mano, un tercero detrás cargando como puede con su maleta y el ultimo junto a su hermana o madre, que viste también vaqueros y unas converse rosas a conjunto de una camisa también rosa que lleva debajo de su chaqueta. Creo que sonrie. ¿Estarán llegando a su destino?  Me fijo y los niñós llevan vaqueros y cazadoras como los míos, no están sucios ni flacos. Podría ser una familia de viaje, solo que la mujer lleva un pañuelo en la cabeza, por lo que deduzco que quizás es una familia musulmana, y no están en un aeropuerto, sino en un camino de tierra, rodeados de una multitud de personas que llevan como pueden las cosas que han debido pensar que necesitarán en su llargo viaje. Sin duda ya sabéis que los de la foto son refugiados sirios.

Me fijo bien en la foto, y veo que se parecen mucho a una de nuestras familias, podrían ser mi familia. ¿Cómo habrçia vestido a mis hijos para hacer ese viaje?  Me es fácil imaginar que podríamos ser nosotros. Nosotros escapando de la guerra; huyendo del terror y de la muerte. Porque sin duda eso haría yo. Me llevaría a mi familia a un sitio más seguro costase lo que costase. Nos iríamos lo más lejos posible.

Sandra mira las fotos por encima de mi hombro, abre los ojos como platos, se gira hacia mi asustada y me pregunta:
-Mama, ¿Son los de la guerra?
-Si cariño. En su país hay una guerra horrible.
-Mama, si aquí hubiera una guerra, ¿Qué haríamos?
-Si hubiera una guerra nos iríamos a Canarias.
-Menos mal, mama. En canarias seguro que estamos a salvo.
Mi hija siempre asocia Las Canarias con el paraíso. Y claro en el paraíso es imposible que haya guerras. Por supuesto el paraido es el sitio más seguro delmundo para ella.


Continúo viendo fotos con mi portatil y me topo con las ciudades totalmente destrozadas. Se aprecian casas que antes debieron estar muy bien, con grandes habitaciones con paredes destrozadas, y terrazas enormes ampliadas al vacio. Todo es gris y lleno de escombros. Solo pasean los fantasmas ¿Quién no huiría de allí?

Me pregunto cómo es posible que se pueda pasar de una vida donde tu mayor preocupación es que llagas tarde al trabajo o que tu hijo no lleva la camisa del uniforme plantada a esta situación. A encontrarte en medio de una guerra encarnizada de la que tienes que huir a algún lugar donde nadie te quiere. Me imagino la sesación de perdida de esas familias que andas por el camino. Me imagino que me ocurre a mí y la angustia me oprime el pecho. El temor y el miedo a la vida me deja helada. El miedo a esta vida que sorprende con estos giros tan crueles. Quién sabe, en algún futuro por venir, podrían secarse las huertas de España, podría evaporarse el agua, podría morirse el ganado, podríamos quedarnos sin trabajo y dinero, podríamos ser nosotros en algún futuro muy, muy lejano… quien sabe… podríamos ser...

No hay comentarios:

Publicar un comentario