61.- En casa con el fontanero

-pipi. Hangouts. pipi...
¿Ehhh? Anda si tengo el hangout este en el móvil. ¿Pero si no me lo he instalado yo? ¿Cómo habrá llegado aquí? Jo, mensaje del trabajo. Habrá que leerlo...
-Hangouts. Mary compi: ¿Dónde estás? ¿No has venido a la oficina?
-Hangouts. Yo: Estoy en casa con el fontanero
-Hangouts. Mary compi: :-O ¿Sabes que eso suena muy porno?
-Hangouts. Yo: jajaja. Pues m ha dicho q m tiene q apretar las tuercas ;-D
-Hangouts. Mary compi: Jajaja.X-D X-D ¡Que risas me estoy echando! Si ya sabía yo q t faltaba algún tornillo.
-Hangouts. Yo: Además q dentro d 15 días tiene q volver a ver q tal va el tema.
-Hangouts. Mary compi: Los compis me miran mal pq estoy a carcajada limpia.
-Hangouts. Yo: Pero ese día le voy a decir a mi marido que le atienda él. EN este matrimonio lo compartimos todo. ¡Hasta al fontanero!
-Hangouts. Mary compi: ¡Me meo toaa!

-pipi. Hangouts. pipi...
-Hangouts. Lucas trabajo: Oye... tengo una consulta... ¿Qué tal con el fontanero? ;-)
-Hangouts. Yo: ¡Que graciosin!

-pipi. Hangouts. pipi...
-Hangouts. Manolin trabajo: Hola! Me han dicho que estas liada con el fontanero.JJJJ! ¿Ya habéis clavado un clavito?X-D
-Hangouts. Yo: Listo! El del clavito es el carpitero >-(

-¿ehh? Perdona, ¿Qué decías? Son mensajes del trabajo...

-Parece que estás muy ocupada. -Me dice el fontanero. Si tu supieras... pienso yo.

Me han llamado de la empresa de seguros y les he dicho que he quedado muy satisfecha con el fontanero. Y que a partir de ahora cuando tenga una avería voy a pedir que vengan ellos.
Y no es por nada, pero el chico se ha portado genial, y aunque el seguro no cubría problemas de agua debido a duchas, me ha apretado un chisme en el desagüe y me ha dado indicaciones de que cosas debo sellar y cómo hacerlo para que no nos cueste dinero. Además va a dar parte de no sé qué que si tiene cobertura para que me pinten la pared.
Vamos no es como un polvo... ¡pero estoy de lo más contenta!

Hoy empezamos el día bien, con lo mal que lo terminé ayer. Os cuento. Resulta que intenté salir antes porque tenía cita con el oftalmólogo, para revisar por enésima vez a la niña que le duele la cabeza y no descubrimos el motivo. Así que salí antes para llegar a tiempo. Estoy a unos 30 kilómetros de casa, con algo de atasco , teniendo muy mala suerte en 45 minutos llego a por los niños.

Me meto en la M40 y nada más entrar el piloto de la gasolina se me pone rojo. Alá, que putada... No pasa nada, porque estos chismes siempre avisan cuando queda mucha gasolina aún. Están preparados para mamas locas y despistadas como yo. Así que tranquila...

Joooeeee, atascazo... Ufff, esto no mejora, y yo sin gasolina. ¿Qué hago? ¿Aguanto aquí?¿Me llegará la gasolina de reserva?¿Y si me quedo sin gasolina qué me pasará?¿Habrá que purgar el coche? ¿Y sin gasolina el coche se para o empieza a echar humo? ¿Se quema el motor? ¿Se rompe algo? ¡Joder! Esto no avanza y yo he empezado a hacer pirúlas para intentar llegar... ¿A dónde? No, no, mejor me salgo. EN la siguiente salida me salgo. .. No tengo ni puñetera idea de donde coño estoy. Joo, esa salida tiene mala pinta... parece un poblado... Aguanto... A ver si llego al menos al Hipercor de Pozuelo. En los corte inglés hay gasolineras, no? Seguro, seguro.

Ay, madre, esto no anda. A ver... ¿Cómo gasto menos gasolina? Era yendo a marchas pequeñas. Pues voy en primera. Mejor no paro. Ayyy, que no se me cale, a ver si no arranco... ¡Venga tío muévete! ¡Gilipollas! ¡Que estoy sin gasolina y tu perdiendo el tiempo!

¡Me va a dar algo¡ Bueno, y si me quedo tirada, pues no pasa nada... No pasa nada. Respira Susana, respira... Si me quedo tirada tengo seguro y ya está. Le llamo y ya está... Tranquila, tranquila... Llegué, llegué! Esta es la salida del Hipercor de Pozuelo. La tomo, bajo la ventanilla y busco un alma caritativa que me diga donde hay una gasolinera.

-Perdonen...
-¿Sí?
-¿Me podría decir dónde hay una gasolinera por aquí cerca?
-Sí, tienes que dar la vuelta en esa glorieta e irte al otro lado de la M40.
-¡Qué bien! ¡Mil gracias!

Bueno, no ha sido tan díficil. Me doy la vuelta en la glorieta y voy para el otro lado... ¡Ahhh! Hay una bifurcación. Un lado pone "Pozuelo", el otro pone "Carretera La Coruña". Ayyy... Siempre elijo mal, derecha...izquierda... Ayy, ayyy. Derecha, no, no, que siempre elijo mal. Pues si he pensado derecha, me voy para la izquierda... No sé. ¡Derecha! ¡No! Izquierda, pego un volantazo, piso la línea continua, y en el último momento voy por la izquierda, y... ¡Me vuelvo a la M40 para el otro sentido! ¡Nooooo! Era para el otro lado....¡No es justo, no es justo! Estoy de nuevo sin gasolina, en la M40 y encima alejándome de casa... ¡Guaaaa!

A ver, recuperémonos. Ya no me queda otra que salir por la próxima salida, donde pone "Aravaca". Alá, a tomar por culo. Me voy a tomar por culo...
Pues si, Aravaca, no lo conocía, no me gusta mucho, quizás sea porque tras dar 20 vueltas por calles que no conozco, no he encontrado ni una jodida gasolinera, y he terminado en la parte más cutre del pueblo, en una jodida calle cortada. Solo a mi me pasa, sin gasolina, en Aravaca y en una calle sin salida. Esto es un infierno. me bajo, del coche, no lo paro, no tengo ni idea que puede pasar si lo paro, así que lo dejo allí con las llaves puestas, y ando de arriba abajo, para tranquilizarme.

Bueno, no me queda otra que preguntar. Soy mujer, tenía que haber preguntado a la primera. A ver:
-Señor, por favor, una gasolinera.
-Pues en Aravaca no hay. - Claro, y yo haciendo el gilipollas recorriéndome el pueblo de arriba abajo.
-Ahhh, que bien...
-Pero, puedes ir a la BP de pozuelo. Tienes que tomar esa calle, girar a la derecha, cruzar una avenida, girar a la izquierda, todo recto, luego giras a la izquierda otra vez, derecha y allí está. No hay ninguna más cerca.
-¿Ehh? Graciasss... Sip

Ummm, ¿cómo era? Mi cerebro se ha quedado en blanco al tercer giro.¡Game over!

Dios, voy a ver si pongo en el GPS del móvil Pozuelo y me lleva. Ayyy, esta mierda de bicho no me pilla el GPS de los cojones. Empiezo con el móvil en la mano a tratar de conseguir que el satélite me vea, moviéndome de un lado a otro por la calle. La gente me mira:

-¿Qué pasa?- Gilipollas..., esto del gilipollas lo pienso, no vaya a ser que encima me arreen. ¿Nunca has visto a una madre desesperada?¡Pues a ver si aprendes!
EN fin, este jodido chisme no me encuentra. ¡Cuánta basura inservible en nuestra atmosfera!
Pues nada, derecha,izquierda, izquierda, derecha... ¡Y yo qué sé!

Pues no se cómo he llegado milagrosamente a la BP, he llenado el depósito por lo que pueda pasar y ahora solo tengo que salir de aquí. EN fin, mi plan, es muy sencillo, doy vueltas hasta que vea un cartel amigo que ponga, M30, M40, M50, Madrid o algo que entienda. Imagino que alguno habrá.

Bueno, pues he conocido la estación, el torreón, las escuelas pías, el ski club, y todo esto solo en Pozuelo; he visto muchos barrios chulos, bonitos pisos, zonas de jardines preciosas. Pero también he pasado por Humera, y ahora pone Somosaguas, pero no veo ningún dichoso cartel amigo... ¿Dónde están los carteles amigos? ¡Por Dios! Si estoy haciendo la ruta de los pueblos de Madrid. Me he subido al bordillo con los nervios y he perdido un tapacubos. ¿Llamo y pido ayuda? Eso es parecer una pobrecica que no sabe moverse por Madrid. Que paleta, ¿no? Venga, que yo puedo. Unas vueltecitas más y seguro que aparece el cartel amigo que busco.

Por fin veo "Carabanchel" . ¡Carabanchel! Eso lo conozco, desde allí llego a mi casa. ¡Carabanchel! ¡Me encanta Carabanchel!. ¡De Carabanchel al cielo! ¡Viva Carabanchel! ¡Viva la cárcel de Carabanchel! Uy, si ya la desmantelaron... Ayyy, porfa. Así que sigo los carteles a Carabanchel y voy por una carreterilla un poco rara de un carril, detrás de un coche que he decidido que seguro que vive en Carabanchel. A éste le sigo hasta su casa. Tengo toda mi confianza puesta en él... Seguro que él al menos sabe dónde va.

Es curioso lo de los carteles, porque el que los pone, debe andar algo despistao, o tiene mala leche, justo en las bifurcaciones, se le olvida poner cual es el camino a Carabanchel. Menos mal que al que seguía si se sabía el camino. De pronto vi "Avenida de los poblados! ¡Hurra! ¡Yupi! ¡Ese camino me lo conozco mejor! Y milagrosamente acabe en la carretera de Extremadura. Mi amigo desconocido me guío muy bien, aunque nunca sabrá que yo le seguía. Le estaré siempre eternamente agradecida.

Por cierto no llegue al oftalmólogo.


Si te gusta comparteme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario