52.- vuelta al cole

Diez de la noche, creo que lo tengo todo listo y bajo control. A ver...,  repasemos las cosas por si me dejo alguna:
¿Uniformes comprados, lavados y planchados? Listo
¿Zapatos localizados? Listo
¿Mochilas con libros etiquetados y forrado? Listos
¿Cereales, leche y colacao comprados preparados para desayunos? Listos
¿Tentempié del cole preparado? Listo
¿Deposito del coche lleno (no sea que luego haya atasco,  me quede sin gasolina y me de un ataque)? Listo
¿Mi ropa limpita y planchadita? Listo

Bueno, parece que controlo la situación. ¡Que maquina soy! Tengo preparado todo lo que necesitamos para empezar mañana el cole. Aunque solo me queda un pequeño detalle: ¡Conseguir que estos malditos niños se duerman de una vez!.

-Mamaaaa, no me puedo dormir. Es que tengo así como miedo, pero no es miedo... No sé qué es
-Mamaaaa, yo tampoco logro dormir.¡Jooo! ¿Por qué tenemos que comenzar el cole? ¡Yo no quiero ir!
-Bueno..., la vida es así..., todo el mundo tiene que empezar el cole, el instituto o el trabajo.
-¿Pero para qué? Yo quiero seguir de vacaciones.
-Pues…, a ver. Todos tenemos obligaciones. La vida tiene momentos de descansar, divertirse, disfrutar e incluso hacer el vago. Pero hay otros momentos que hay que cumplir con nuestras responsabilidades. Cada uno con las suyas.
-¡Es que yo no quiero! Voy a tener que hacer deberes, estudiar, hacer exámenes…
-Mañana seguro que no empezais con los deberes, no te preocupes. Mañana al volver nos encontraremos con nuestros compañeros y nos contaremos lo bien que lo hemos pasado, vosotros en el cole y yo en el trabajo. Además este curso os ayudaré con los estudios como siempre. Si trabajamos todos los días, aprenderemos muchas cosas juntos - A mi me viene fenomenal para reaprender de cultura general y así saberme las preguntas del trivial -  y sacaremos buenas notas. ¡Porque este año vamos a por todo sobresaliente! ¡Este año lo vamos a conseguir!
-Vale, mama, danos un besito, que mejor nos dormimos...

Vaya parece que mi charlita les ha convencido o quizás aburrido tanto que se me han dormido.
Yo pienso que la vida es así, por un lado hay que disfrutarla al máximo, pero por otro lado hay que pagar la deuda de pasarlo bien, y esto se hace trabajando, cumpliendo con las obligaciones y los compromisos. Sólo así, pagando, me siento en paz con la suerte de vida que me ha tocado. Es como que contrarestro con los agobios, madrugones y estrés del curro el tener una familia maravillosa y sentirme casi feliz muchas veces. Menuda tontería, porque están todos esos que viven tan bien del cuento, sin dar ni palo. Pero a mí al menos pensar esto me permite ir a trabajar por un buen motivo y afrontarlo de mejor manera.

-¡Mamaaaaaa! Pienso cosas malas.
-Pero cariño, tienes que cambiar tus pensamientos. Debes pensar en cosas que te gusten.
-Es que se me cuelan …
-Nunca debes pensar en lo malo que te puede pasar, porque si no pasa, vaya tontería sufrir, ¿no? Además, ¿puedes hacer algo para remediarlo? No, ¿verdad? Siempre que te vengan cosas malas debes esforzarte por recordar aquellas que te gustan, lo que quieres hacer, los planes que te ilusionan. A ver, vamos a probar...¿Qué te apetece hacer la semana que viene?
-Jugar al rugby.
-¡Pues ya lo tienes! Puedes recordar un momento bueno en el rugby, por ejemplo cuando ganasteis el campeonato. O puedes imaginarte en un partido, por ejemplo ensayando, y tus compañeros corren hacía ti a darte la enhorabuena. ¿Te sientes mejor?
- Sí, mama. Ahora tengo muchas ganas de jugar. Pensaré en ello.
- Niños, es muy importante siempre ser positivo. Puedes amargarte pensando en cosas malas o contentarte con cosas buenas. Así de sencillo. Solo tienes que controlar tus pensamientos.
-Gracias mami. Ya me siento mejor.

La vida es así, superar continuamente momentos de incertidumbre, de cambios, de angustia. Practicando, practicando y practicando,  a veces consigo controlar mis pensamientos. Pero normalmente me asaltan desordenados e inquietantes, y esas noches no pego ojo, finalmente me desmayo de cansancio, justo antes que el maldito despertador suene. Y claro por el día debo aplicar otra operativa que he practicado muchas veces; “apáñate como puedas y haz como si controlaras”. No sé si funciona, pero no me va mal del todo, o quizás es porque todo el mundo sabe que a uno que vuelve de vacaciones hay que dejarlo tranquilo porque anda despistado y la puede liar (al menos en mi caso).

Mañana vuelvo de vacaciones así que voy a pensar en planes futuros buenos. A ver, a ver… Ah, sí, ya lo visualizo: Me toca la lotería y me dedico a la vida contemplativa. ¡Qué bueno! ¡Qué bueno!... Qué pena que es un plan imposible… Venga, voy a pensar en algo bueno, posible y relacionado con el trabajo. A ver, a ver… Este año voy a aprender mucho en el curro, voy a controlar, a definir cosas estupendas y útiles, ser creativa, ser práctica, me voy a esforzar, voy a ser perfeccionista, eficiente y buena persona. Si, este año me voy a sentir satisfecha con mi trabajo… Ay, ¡mamá!! ¿Por qué no podré seguir de vacaciones?

Si te gusta publicame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario