8.-La reforma laboral

Vaya..., finalmente me afecta la reforma laboral. Yo que pensaba que me libraría...

Pues parece que no. Nos ha llegado a todos los del trabajo un correito de la empresa en el que dice algo así como "para evitar más despidos se procederá a rebajar las pagas un tanto por ciento, anular los variables y cualquier extra de los sueldos".   AAAyyyy... Y nos tenemos que alegrar porque no nos despiden a todos.

Así que me uno al grupo de todos aquellos que ganan menos y cada vez pagan más porque está todo por las nubes.

 ¡Me tocar economizar! Pero yo no se hacer esas cosas, en lo que soy un hacha es en gastar, pero no se nada de ahorrarrrrrr.  Jamás he ahorrado, quiero decir coscientemente.  El dinero se me ahorraba sólo cuando no me lo gastaba, era así de sencillo. Como mucho lo que he sabido es ¡desahorrar! Que cobramos una extra, pues un viajecito, que un variable...pues una habitación para los niños...

Esto de tener cuidado con el dinero es algo completamente nuevo para mi y rompe todos mis esquemas. Hasta ahora creía ciegamente que si una estudiaba mucho, terminaba una carrera difícil, curraba como una mula y me esforzaba mucho pues viviría sin tener que preocuparme por la pasta.  No quiero decir  rica sino tranquila.  Que esto era una verdad universal o algo así.

Pero una vez más descubro que en este mundo  no hay certezas ni verdades absolutas. ¿No estudie esto en filosofía cuando estaba en el instituto? Pues lamentablemente lo había olvidado...

Parece que últimamente ya no hay certezas de esas, de las de toda la vida, como "invertir en el ladrillo es seguro", "Currarte una oposición y ser funcionario te dará estabilidad para toda la vida", "y estudiar y trabajar mucho tiene sus frutos". Pues vaya gilipollez y engañabobos que han sido estas cosas.

Ahora no me queda más remedio que preocuparme por mi economía...¡¡AGGGG!!!  No se hacerloooo... El otro día volqué mis gastos a un excel y me tuve que meter en la cama por el mareo que me pillé.

¿Qué debo hacer? Jooo, yo no soy como mi madre que se conoce los precio de las cosas en todos las tiendas y supermercados. ¡ Si yo ni miro el precio cuando compro! ¡Yo como mucho miro si pone "ligth"!  Entonces, necesitaré ir con un cuaderno de notas apuntando precios de un sitio y otro, horas y horas de estudio metódico y gráficas de comparativas en informes de datos..., para comparar y por fin comprar. Creo que para esto no tengo la paciencia suficiente.


Quizás es mejor ir ya en plan radical directa al Lidl. Pero es que los miopes vemos mal a media luz, y en el lidl casi no hay luz, y los productos se esconden detrás de las cajas esas que los contienen porque no los colocan, andas por ahí como olvidados, de modo que yo nunca los encuentro... Pero tendré que probar eso de "la calidad no tiene precio", o era ...¿"no hay calidad con este precio"?

Si, si... os reís. A vosotros os parece fácil, pero a mi me parece un mundo. ¡Yo donde pongo el ojo pongo la visa!
¿Cómo voy a poderme contener cuándo vea en un escaparate algo que me mole? Voy a tener que ir a un grupo de desintoxicación consumista. ¿esto existe? ¿No? Ummmm....., ¡podríamos montar un negocio!


Lo que más me fastidia de todo esto es la sospecha que me ronda por la cabeza y es que no creo que estén tan mal. Por los correos que nos mandan continúan teniendo miles de millones de ganancias, pero parece que no es suficiente para los objetivos europeos u los bolsillos de los accionistas.

Estoy hasta las narices de esta gente de la bolsa y estos dichosos peces gordos que no dejan de pensar es ser más ricos, más ricos y ganar más y más, y son tan canallas que no tienen ningún escrúpulo en cargarse un país y hundir en la miseria a las familias  que viven en el.  Y todo por más dinero. Odio el dicho el dichoso dinero.

¿Dónde están los empresarios honrados que se preocupan por su plantilla? ¿Dónde están los políticos decentes que hacen leyes gustas? Hoy nos hemos enterado que la policía les vincula cuentas en Suiza a Artur Mas y Jordi Pujol. ¡Pero qué vergüenza! ¿Y a está gente que sólo les preocupa chupar y chupar del saco no se les podría embargar las cuentas? Seguro que de este modo el gobierno recuperaba un buen pellizco de dinero que se han robado estos señores.  ¡Si fuera un pobre señor de la calle seguro que ya le habrían quitado hasta los calzoncillos! Ya comprendo porqué matan por quedarse en sus cargos…  Este país es penoso. Seguro que después les votamos y todos seguimos como si nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario