9.-Mi pequeñin carrnet de conducir


     Por fin me ha llegado mi nuevo y pequeñín carnet de conducir: ¡Esto sí que es avance! Una maravilla de los tiempos modernos, pasar de la sábana rosa al carnet tamaño visa. ¡Ideal para mi cartera-tarjetera tamaño extra-maruja!

No sé cómo me las apaño que compró cada vez la cartera más grande y me caben menos las cosas…

Claro, ahora como te dan tarjetas descuento hasta para ir al baño. Tengo la del alcampo, promod, benethon, sprinfield, amichi, decatlón, toys’us… Y cuidadito de no llevarlas encima, que cuando descubro que me sobran 5 minutos, voy corriendo a comprar algo que necesito, me da una rabia horrorosa no llevar la dichosa tarjeta y perderme los puntos.
     También llevo encima las del médico, dentista, club deportivo, piscina, biblioteca… porque sé como empiezo el día, pero nunca sé donde lo acabo, y hay que estar preparada para todo. Esto de donde termino va surgiendo sobre la marcha: Podemos acabar en urgencias o en la piscina aprovechando una hora en blanco, o de compras, o haciendo los deberes en la biblioteca. ¡Es una aventura! En fin, que al final mi cartera es un ladrillo, pero un pelín más ligerita gracias a mi maravilloso nuevo carnet de conducir.
     Pero qué foto, ¡¡por Dios!! Si parece que tengo ochenta años, lo menos y que me he escapado de la cárcel. Y eso que me peine, me pinte, me puse maquillaje y me preparé muy bien para la ocasión. Pero nada, cada vez que lo recuerdo;¡que tarde más ridícula!
     Me fui a un sitio donde te gestionaban la renovación del carnet, incluía foto y psicotécnico. Vaya momentazo. El señor del psicotécnico no paraba de hacerme fotos, y cada cual peor.
      -  no soy nada fotogénica, ¿sabe?
      yo no paraba de decirle  a cada foto que me enseñaba con cara de pena:
     - uy,  que horror ¿podrías hacerme una más?
     - Es que no me veo…
      -Ay, no parezco yo, ¿no le parece?
      -Uff, he salido mal ¿una más?
     Vamos, hasta que el señor este se harto de mi, y al final me tuve que quedar con la que me parecía a mi abuela.
     No creo que me reconozca la guardia civil si me paran. ¿Multan por eso? A ver si van a pensar que les quiero engañar.
      - Pero miré usted, guardia, es que soy más guapa al natural…
     Y luego el test psicotécnico: No me parece nada, nada justo. ¡Eso lo aprueba con buena nota mi hijo Iván que está todo el día enchufado a las maquinitas! Pero yo, que vergüenza. Siempre se me han dado muy mal los videojuegos. Me dice el señor de antes que tengo que coger un mando con cada mano y que debo conducir una pelotita en dos carreteras a la vez. Cada vez que falle suena PIIIIIIIIIII.
      A la de una, dos y tres: PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.
     - joder, vaya mierda. Pues si que empiezo bien. Esto es cogerle el tino
     PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
     - Joder, pero es que esta pelotita se mueve mucho. Esto está mal, la PXXX pelota hace lo que le da la gana…
     PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

 
     - mierda, mierda, pero si esto lo pasan los viejos, hombre seguro que le pillo el tranqillo)
    PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
    - Me cago en …, ¡¡que no se lo pillo!!
    PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
    - Ay, ay, ay, a ver si suspendo …
    PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 
    - Jejeje, esto se avisa y me paso la noche jugando con la DS
     PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
     -la madre que parió a la máquina infernal esta y a la mierda prueba del psicotécnico!!!).
     "FIN DE LA PRUEBA"
     Miro al señor del psicotécnico de reojo y le digo "Jejeje, ¿Lo he hecho muy mal?" Y el señor tan sieso e inmutable, sin darme una sola esperanza que consuele mi vergüenza...

En fin que lo pasé, pero con la autoestima por los suelos, y me fui de allí con el rabo entre las piernas y una mierda de foto para mi súper nuevo y pequeñín carnet de conducir.
 

campo, promod, benethon, sprinfield, amichi, decatlón, toys’us… Y cuidadito de no llevarlas encima, que cuando descubro que me sobran 5 minutos y voy corriendo a comprar algo que necesito, me da una rabia horrorosa no llevar la dichosa tarjeta y perderme los puntos!!

También llevo encima las del médico, dentista, club deportivo, piscina, biblioteca… porque sé como empiezo el día, pero nunca sé donde lo acabo, y hay que estar preparada para todo. Esto de donde termino va surgiendo sobre la marcha: Podemos acabar en urgencias o en la piscina aprovechando una hora en blanco, o de compras, o haciendo los deberes en la biblioteca. Es una aventura! En fin, que al final mi cartera es un ladrillo, pero un pelín más ligerita gracias a mi maravilloso nuevo carnet de conducir.

Pero qué foto, ¡¡por Dios!! Si parece que tengo ochenta años, lo menos y que me he escapado de la cárcel. Y eso que me peine, me pinte, me puse maquillaje y me preparé muy bien para la ocasión. Pero nada, cada vez que lo recuerdo, que ridícula tarde.

Me fui a un sitio donde te gestionaban la renovación del carnet, incluía foto y psicotécnico. Vaya momentazo. El tío del psicotécnico no paraba de hacerme fotos, y cada cual peor (no soy nada fotogénica, sabe?), y yo no paraba de decirle, uy, ¿podrías hacerme una más? Es que no me veo… Y ay, no parezco yo, ¿no le parece?, uff, he salido mal ¿una más? Vamos, hasta que el tío se harto de mi, y al final me tuve que quedar con la que me parecía a mi abuela.

No creo que me reconozca la guardia civil si me paran. ¿Multan por eso? A ver si van a pensar que les quiero engañar. Pero miré usted, guardia, es que soy más guapa al natural…

Y luego el test psicotécnico: No me parece nada, nada justo. ¡Eso lo aprueba con buena nota mi hijo Iván que está todo el día enchufado a las maquinitas! Pero yo, que vergüenza. Siempre se me han dado muy mal los videojegos. Me dice el tío de antes que tengo que coger un mando con cada mano y que debo conducir una pelotita en dos carreteras a la vez. Cada vez que falle suena PIIIIIIIIIII.

A la de una, dos y tres: PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, (joder, vaya mierda. Pues si que empiezo bien. Esto es cogerle el tino). PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII (Joder, pero es que esta pelotita se mueve mucho. Esto está mal, la PXXX pelota hace lo que le da la gana…). PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII (mierda, mierda, pero si esto lo pasan los viejos, hombre seguro que le pillo el tranqillo), PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII (Me cago en …, que no se lo pillo!!) PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII (Ay, ay, ay, a ver si suspendo …). PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII ( Jejeje, esto se avisa y me paso la noche jugando con la DS), PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII (la madre que parió a la máquina infernal esta y a la mierda prueba del psicotécnico!!!). FIN.

Jejeje, ¿Lo he hecho muy mal? Y el tío tan sieso e inmutable
En fin que lo pasé, pero con la autoestima por los suelos, y me fui de allí con el rabo entre las piernas y una mierda de foto para mi súper nuevo y pequeñín carnet de conducir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario